Eclipse Total de Luna

Ayer fue un eclipse total de luna y la verdad fue una movida interna bien interesante.

Todo empezó justo después del atardecer cuando la luna apareció, si mucho más grande de lo habitual, con una fuerza y su particular energía, que era un alimento para el cuerpo. como cuando alguien tiene sed y necesita agua.

Ya pasadas las 22:00 horas cuando la sombra de la tierra tocaba la cara de la luna, fue como un estallido de energía que marcó mucho la parte de la coronilla, el tercer ojo y la nuca. Marcando aspectos a trabajar que tienen que ver con las ausencias en los vínculos y relaciones.

Eso pasó y luego vino la sensación metálica en la boca y reacciones sobre los riñones y el estómago, y una inspiración en el corazón como llamando a nuevas experiencias, todo esto antes de llegar a cubrirse por completo del manto rojo.

Lo mejor siempre viene después, una vez cuando llego el momento de ser cubierta parecía que la calma llegaba, hasta que vino una especie de explosión de la energía de la Tierra que brotaba desde abajo y nutría el ambiente.

Más cerca de las 00:15  pasó algó bien fuerte, todos los perros empezaron a aullar, ya la gata de casa y la perra estaban alteradas hace rato, con más ganas de jugar que otra cosa, así todos estábamos completamente despiertos, muy activos.  

Pero en ese momento brotaba una energía más fuerte que generó una neblina en nuestro alrededor, parecía sacar cosas ocultas y activarlas que estaban guardadas en la Tierra y los árboles nativos que estaban en el patio trasero manifestaban vibrando y comunicando mucho en ese momento. 

El olor era intenso, la neblina regularmente tiene olores pero no como ese que parecía que la humedad había surgido de la parte más interna de la tierra fue el momento más intenso del eclipse que nos mostró no solo la fuerza de los astros en acción, sino las reacciones en la naturaleza.

Después de un rato vimos a la perra que estaba sentada en 2 patas y respiraba hacía el bajo vientre, y un estado casi meditativo respirando la energía de la tierra, así que seguimos su ejemplo y eso nos permitió llegar a un estado de armonía interna bien profundo.

Antes de aparecer la luz del sol reflejada en la luna, ya había calmado todo, la neblina había desaparecido y solo quedaba una energía en el ambiente de esa sensación a mineral de la tierra y luego el sabor metálico en los labios.

En este tiempo después del eclipse puede que sientas que salen recuerdos de ti, de cosas que habías olvidado o incluso considerabas ya resueltas, sea en sueños o por medio de esos momentos casi de añoranza, reflexión. Dedica el tiempo que necesitas para procesar o terminar de digerir, quizás para demostrarte que otros aspectos de las experiencias has sacado. 

Algo que hemos visto que se ha intensificado la conexión con los otros planos por medio de la fuerza astral y eso significa que hay capacidades que se verán a la luz con más fuerza y esplendor para permitirnos sanarnos, nutrirnos del ser interno y saborear las experiencias de la vida con más amor, unidad y consciencia. Y a la vez formular nuevos objetivos, horizontes y acciones que te acerquen a la manifestación de ti mismo.

Para ello les recomendamos a quienes así lo sientan continuar con los ejercicios de conexión que compartimos en la página de Comunidad Chamanica para ir colaborando en el proceso de estos próximos días.

En esta entrada no queremos hablar de profecías o aspectos catastróficos a los que se ha asociado a esta tétrada de lunas rojas, por esta razón nos limitamos a los procesos internos humanos que pueden aparecer en este tiempo, si lo has hecho anoche mismo ya te estás adelantando al proceso que se esta despertando para trabajar en esta etapa de la evolución humana, así que espero que puedas reconocerlos y encarar tus experiencias desde un lugar sano y que te permita tener un mejor contacto contigo.

Por lo demás solo resta despedirnos y esperar sus comentarios, para seguir creciendo entre todos.

Gracias a todos y mucha luz


Comentarios

Entradas populares de este blog

Como Ingresar al Camino

Medicina Ancestral (La Medicina del Alma)

Cuando se sabía amar