Ejercicios de Respaldo





Amigos de la comunidad,

Cómo están?

En esta ocasión para todos aquellos que están practicando con nosotros en los encuentros online, o bien recibiendo sanaciones o bien en los grupos de prácticas de los diferentes puntos del país es que les dejamos estos ejercicios de respaldo para acompañar sus procesos de chamanismo y sanación.

Los mismos provienen del libro Sendero de Vida que editásemos hace ya algunos años.

Bueno esperamos que les sirvan, incluso a aquellos que no han estado en las prácticas les van a sentar más que bien para equilibrarse interiormente y aprender mejor de las experiencias de la vida cotidiana.

Pronto saldrá a la venta el Libro de Sanación, así que les estaremos informando dónde comprarlo y su valor.

Abrazos grandes llenos de luz para todos!!




El vacío y la fuente

La conciencia se describe como el proceso en que en el plano material se manifiesta la fuerza generadora interna que permite la vida en nosotros y que es la raíz de la existencia.

Para percatarse de la existencia es necesario aprender a percibir la esa fuente interna que motiva todo lo que somos.

Colocados en una posición cómoda, ya sea de pie, sentado o acostado, empezar a sentir el flujo de la respiración en la nariz y cuando ya se a percatado de la misma aumentar la atención a todo el cuerpo, observando todo el proceso de inhalación y exhalación como un todo hasta el grado de sentir una especie de calma interna.
Luego sentir hacia el interior del cuerpo hasta percatarse de una sensación de vacío en los que muchas veces puede sentirse casi acompañado de una sensación de hosquedad. En ese estado se deja llevar por esa sensación y se profundiza de manera que la mente quede impregnada de ese estado.
Si se dirige la atención a un punto medio entre el corazón y el hueco que esta entre las 2 clavículas se puede percibir una sensación como de una fuente la que es prácticamente indivisible e inexplicable a pesar de lo presente y fuerte que puede llegar a ser.
Contemplar esa sensación y dejar que se irrigue por todo lados incluso más allá del cuerpo. Incluso en este estado se puede tratar de andar o hacer alguna actividad manual para que cada vez sea más permanente la misma.


El aliento de las experiencias


Respirando de forma natural se concentra en la sensación de todo el cuerpo ya sea por partes o sintiéndolo en su totalidad y permitiendo que se relaje y abra la mente.
En ese momento se cerciora de los lugares donde existe alguna presión, tensión, picazón o malestar.
Cuando aparezca esas sensaciones lo que se hace es expandir la sensación del cuerpo como si se estuviera diluyendo hacia fuera de manera de permitir relajarse, pero al mismo tiempo realizar como si de la piel para dentro la molestia fuera succionada.
Si aun se hace difícil este proceso la mejor forma de asimilar es estimular esa parte del cuerpo donde esta la molestia, ya sea moviéndola de manera lenta tratando de percibirla lo más sutilmente. Y mientras tanto seguir el proceso se succionar.
Muchas veces puede ayudar visualizarlo como una corriente de luz que desde la zona penetra el cuerpo y muchas veces se aproxima al corazón.
Con esta energía alimentar el interior ya sea depositándola en el corazón o simplemente dejarla que se sumerja en si y esto avive el interior.

Esas zonas del cuerpo generalmente son las menos perceptibles cuando nos desenvolvemos en la vida cotidiana y además es donde se llena de mayor estrés. Así que este ejercicio ayuda a aprender a balancear las energías por medio de aprender a usar las capacidades en cada momento por medio de ser consciente del potencial que se expresa en cada situación.

El Cuenco Sagrado

Estando de pie, de piernas separadas, un poco más abiertas de los hombros; teniendo los brazos extendidos hacia los costados y las manos abiertas expuestas hacia adelante y un tanto más adelante del cuerpo.
Concentrándose en la sensación que causa la respiración en la punta de la nariz, visualizaremos como si en cada exhalación arrojáramos un vapor blanco y medio acuoso a nuestro alrededor.
Una vez cubierto toda el alrededor con este vapor, nos concentramos en la boca del estomago y empezamos a absorberlo por esa zona hasta sentir una vibración la que vamos ir aumentando con el ayuda de nuestra intensión.
Esa vibración se debe de reproducir en todo el cuerpo, absorbiendo de la misma manera las tensiones que se que reflejen. Hasta que se sienta un solo tono.

Hay niveles de energía que se pueden describir como inertes, ya que no fluyen, simplemente contienen todo lo que existe. La utilidad de comprender esto deriva del uso de la conciencia, ya que es comparable con la más pura quietud.

El Vacío

Concentrándose en la sensación de los dedos hasta que se sienta un pequeño cosquilleo sobre los mismos. Luego esa sensación poco a poco se va subiendo hasta que llegue a los hombros y de allí poco a poco al resto del cuerpo, hasta cubrirlo por completo.
Luego hacemos un énfasis en la zona de la nuca y orientamos nuestro conciente a que se sumerja en la energía que proviene de ese lugar y seguir profundizando como si nos adentráramos en un vasto océano.
Esa sensación se distribuye por todas partes, permitiendo una apertura completa a la mente y los sentidos, donde parece que se esta flotando en la nada.
Si al hacer este ejercicio se siente que no se puede hacer por un malestar de garganta o general de cuerpo se puede recurrir a la concentración en otras partes como el abdomen o como si la cara se sumergiera.

La mente está más allá de nuestro cerebro. Es la fuente que forma la voluntad que construye con la energía etérica y astral las condiciones e instrucciones que están grabadas en los demás cuerpos.
Comprender que la mente no es el ego es importante. Así mismo, como los recuerdos de las vivencias que están encriptados dentro de nosotros forman una entidad con personalidad la que se alimenta de la energía mental que emana de nuestro interior y es nuestro verdadero yo. Comprender esto es dar pasos definitivos a nuestra libertad como individuos, además de no seguir justificando nuestras formas de comportarnos.

El Yo y el Ego

Una vez lograda la concentración en la respiración (por lo menos haber hecho el anterior ejercicio) se concentra en la frente, en especial en la parte superior de la raíz de la nariz y la concentración se pasa a la parte interior de la cabeza, hasta sentir una fuente.
Es una sensación como si emanara algo de su interior de manera constante, (muchos visualizan luz o como si fuera algo más liviano que el agua pero que tiene consistencia.
Identificando esa fuente, se pasa a sentir el efecto que este causa sobre el cuerpo, tratando de ser cuidadosos en definir con precisión las sensaciones que van a recaer sobre él.
Una vez logrado esto, moveremos nuestra concentración hacía la zona de surge nuestros pensamientos, sabiendo que este se puede mover a cualquier lado de la cabeza, pero se siente como con peso y da la idea que es algo sólido.
Igual debe darse un tiempo para contemplar ahora los estados físicos que son una repercusión directa de él y luego hacer una comparación entre ambas.

Algo importante es reconocer que los 2 son necesarios, el yo es atemporal y muchas veces nos puede dar respuestas acertadas a la vida que son aplicables hasta en los eventos cotidianos, pero el ego ayuda a la comunicación por que contiene el lenguaje simbólico y a establecer una relación temporal con situaciones que se registran en la memoria.
Con respecto a mejorar las condiciones del ego se vera cuando se trate lo que es el orden mental.

Una de las capacidades bases deriva de aprender a asimilar y contener las energías que nos rodean, ya que por desconocimiento podemos sobrecargar nuestro cuerpo

El Santo Grial

Siempre iniciando en la sensación de la respiración, vamos a tomar conciencia de nuestro cuerpo físico, percibiéndolo en su totalidad.
La concentración en la respiración se canaliza hasta el abdomen, hasta que se sienta la esfera y una sensación de contener en las caderas.
De allí todas las energías de sobrecargo por el estrés y la vida cotidiana que están atrapadas en el cuerpo desde la piel hacia fuera se deslizan como si se desprendieran, hacia adentro como si se desplazaran hasta el abdomen y allí fueran asimilaras por la sensación de contención.

Hay imágenes, sensaciones, actitudes y están grabadas en nuestro cuerpo, siendo su fuente las experiencias. El camino profundo que inicio en el santo grial ahora toma sentido al convertir esa energía alimento de nuestra conciencia y el empuje para alcanzar nuevos niveles.


Abrazos desde la luz de los Ancestros para todos!!!




Comentarios

Entradas populares de este blog

Medicina Ancestral (La Medicina del Alma)

Cuando se sabía amar

¿Qué es el Chamanismo?