La Cimentación

Los procesos espirituales siempre son complejos. ufff díganmelo a mi... pero en realidad no soy el único que lo percibe así.

Recuerdo hace muchos años atrás cuando estaba justo saliendo de la secundaria. Para muchos puede ser un tiempo bastante encantador, lleno de ilusiones y con la esperanza de un mundo que se abre lleno de oportunidades.

Yo en cambio estaba atravesando uno de los tiempos más complejos, como fue cuando vez apagarse la luz a un ser querido muy cercano como fue mi abuela (ella me crió).

Luego los años de universidad fueron sin un pilar importante en mi vida y con la sensación de no tener un punto de apoyo, pero lo peor que yo quería hacerme el fuerte haciendo como si nada hubiera pasado en mi vida.

Si hay veces en el camino nos encontramos en ese punto donde necesitamos una buena cimentación antes de seguir caminando en la vida, sea porque estamos enfrentando cambios radicales en nuestra forma de vernos o sentirnos, porque un familiar deja de estar, o incluso perdiendo el trabajo o aquellas cosas que nos dan un sentido a lo que hacemos.

Como hemos visto que estos cambios son muy trascendentales en nuestras vidas hoy hemos decidido hablar y ampliar un poco más sobre este tema.

Digamos que en la niñez hay claras necesidades que tenemos y de acuerdo a como hemos podido solventarlas así va a ser nuestro crecimiento. rara vez son lo suficientemente bien solventadas por eso y se podría enunciar que en nuestra sociedad hasta se alientan los estados de inestabilidad.

A ver, vamos por el principio. Nuestras necesidades no son alimento, estar en un lugar protegido de los excesos de calor, frío, humedad, que si son muy básicos, pero luego están las necesidades de contención o sentirse conectado desde el corazón con las personas cercanas, la de respaldo o contacto físico y atención que es cuanto uno puede ser visto y reconocido como persona.

Cuando estas necesidades no son solventadas generamos un tipo de dependencia o apego a las personas que nos rodean.

Cabe aclarar que la dependencia, no es lo mismo que la interacción. Una cosa es tener una conexión bien fuerte con las otras personas, que muchas personas al sentir esto buscan una negación para sentirse aparte y no caer en apegos, pero eso también es un grado de dependencia.

Entonces creo que cualquiera puede saber para donde vamos. si, vamos a buscar una forma de no soltar y manipular a las personas para que no se vayan de nosotros...

Bien, como vemos de allí surgen otros factores que van a ser muy decisivos en el proceso como la manipulación, la sensación de victima, estados de enajenación a las relaciones o medios de escape. Y todo esto que es bien común en nuestra sociedad deriva de esa falta de estar en nosotros.

hay un momento que ya no podemos seguir sosteniendo estos estados, sea porque nuestro cuerpo no da más o porque vemos que a  las personas que queremos acercar o alejar de nosotros les estamos haciendo daño o lo hacemos interiormente.

Todo esto se resuelve cuando aprendemos realmente a cimentarnos e igual que nuestros procesos.

Así que esta es la receta mágica de nuestros procesos, algo así como la pastilla milagrosa para nuestros males...

Si fuera tan fácil de solo tomar y ya está.

A ver tampoco es imposible, solo es de tomar consciencia de los procesos.

La parte esencial devine de tomar consciencia plena de la sensación de la espalda como base de la práctica, para eso lo podemos hacer respirando y sintiéndonos sobre esa zona. Algunos necesitaran masajes y otros ejercicios debido al poco contacto que tienen sobre el cuerpo, tanto que pierden la sensación de espalda.

Luego los puntos claves del trabajo recaen sobre el hueso del sacro y después el coxis.

Vamos a ver, lo que hacemos que con la misma respiración vamos sintiendo primero el sacro y hay un ejercicio muy fácil que hacemos acostado y es sentir los latidos y la respiración en ese lugar. De a poco y con un poco de tiempo la sensación del bajo vientre se llenara de consistencia y te sentirás que puedes ir bajando hacía ti mismo.

Aquí trabajamos aspectos claves de si que tienen que ver con la sensación de aceptación, la cual corresponde a poder sentirse sin censuras o negaciones. entre más podemos aceptar nuestro cuerpo sea las condiciones que tengamos será más fácil anclarnos a nosotros mismos.

Aceptar es escuchar sin proponer. Esto quiere decir que el propio cuerpo tiene un lenguaje emocional que se expresa. y uno puede decir, tengo ansiedad, miedo, o agrado, conexión, bueno un sin fin de emociones. Así te sientes más vivo.

Pasando a eso vamos a la otra parte de la cimentación que es clave que es la relajación del coxis. para esto aprendemos a sentir y percibir la zona donde está el coxis y discernimos si está con una sensación como levantado o puede estar como anestesiado o como con una sensación de corriente eléctrica.

La idea es ir soltando la sensación del coxis, como distender, hasta que se sienta una relajación general en todo el cuerpo.

Este pequeño puntito aunque no lo crea regula aspectos como la sensación de inseguridad y de allí que se note tanto la falta de cimentación. A medida que lo vamos liberando se puede percibir un estado mental e incluso en la sensación de tranquilidad en el corazón.

Una vez recuperando la sensación de si viene la otra parte que es trabajar sobre la causa de lo que nos saca de la sensación de las caderas y en si nos quita la tranquilidad. Para esto debe de reconocer la sensación de vínculos con el afuera.

Uno trata de ir reconociendo que hay en el ambiente las personas y situaciones que te sacan de ese estado de cimentación, que intentamos hacer y desde allí empezamos a reconciliarnos.

Este proceso cuando uno tiene ese sentido de cimentación es mucho más fácil de realizar y genera mucha más estabilidad.

Desde aquí hay muchos otras prácticas que se puede realizar de hecho aquí se abre un profundo abanico de posibilidades ya que todos los procesos más interesantes interiormente comienzan desde el primer paso y digamos que tener los pies en la tierra es la basa para dar esos pasos.


Bueno un gusto en saludarles a todos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Como Ingresar al Camino

Medicina Ancestral (La Medicina del Alma)

Cuando se sabía amar